Razón 2.

Sigue llenando este minuto de razones para respirar.

Mario Benedetti.

RAZÓN DOS.

Porque estás más cerca de cumplir tus sueños y alcanzar tus metas.

«Voy en busca de un “Gran quizá.” Por eso me voy. No quiero esperar hasta morir para empezar a buscar un Gran quizá.»
—John Green.

¿Alguna vez te has preguntado por qué muchas personas parecen frustradas en su ciudad de nacimiento sin una carrera y aún viviendo cerca de sus padres? Por lo poco que sé de mamá y papá, antes era mucho más difícil el salir del lugar del que habías nacido, hacer una carrera no era una prioridad y, bueno, a nuestra edad ya iban por el segundo hijo. Nosotros estamos en otra generación. Una generación de cambio, de aventura, en la que todos los días nos impulsan a alcanzar nuestros sueños, salir al mundo y comérselo enterito de desayuno. Y aún así, no es tan fácil. No sé si alguna vez te tocó a ti eso de hacer un planeamiento en retroceso. Algo así como: “¿a dónde quieres llegar y qué tienes que hacer para alcanzarlo?”. Recuerdo cuando yo lo estaba haciendo, mi hermano mayor estaba a mi lado y me dijo: “Tírale a lo más alto, así si fallas, aún así obtendrás algo genial”. Entonces, obviamente, yo dije que quería ser Presidente de la República. Luego dije: bueno, para eso necesito tener al menos un doctorado y nociones de Economía y Leyes. ¿Qué me gusta más? La respuesta es lógica, porque eso estoy estudiando, pero sé que más adelante tendré que enfocarme a algo de normativa institucional. Actualmente no sé si vaya a ser Presidente, pero sé que quiero cambiar algo en el país. Pero en fin, esto no se trata de mí. Se trata de ti.

¿Qué querías ser hace unos años? ¿Cuando tenías tres? ¿Cuando tenías cinco? ¿Cuando tenías diez? ¿Quince? Ahora que tienes 20 (y 15 meses), ¿estás seguro de lo que escogiste? ¿Convencido de eso a lo que dedicarás tu vida? ¿Si te hubieran dicho hace unos años que conseguirías un intercambio y saldrías del país para ser pseudo-independiente a los 21, se lo habrías creído? Estás tan cerca de alcanzar todo eso por lo que tanto has luchado que sólo es cuestión de que extiendas la mano y se lo arrebates a la vida, porque es tuyo, de nadie más. Un examen. Una beca. Eso es todo. Lo más difícil ya pasó, ¿piensas amainar la lucha ahora? Nadie puede entender eso por lo que estás pasando, incluso los que ya hemos tenido exámenes “cambia-vida” sufrimos el estrés de manera diferente. El miedo no viene cuando tienes el examen justo en frente, sino cuando tienes los libros frente a ti y repasas una y otra vez con la incertidumbre y la constante pregunta de: “¿y si eso no viene en la prueba? ¿y si no estoy estudiando lo que realmente debo de?” Pero cada que esas preguntas vengan a ti, cierra los ojos, respira profundamente y recuerda que es sólo un examen. No te va a comer. Es el último salto, el último escalón.

Ve en busca de tu Gran Quizá. Grandes cosas siempre esperan al otro lado de la meta.

Y no te preocupes. (Ocupate.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s