Razón 1.

Sigue llenando este minuto de razones para respirar.

Mario Benedetti.

RAZÓN UNO.

Porque hay gente que te admira y te toma como ejemplo a seguir.

Siempre han dicho que la mejor manera de transmitir un mensaje es contando tu propia historia. El amor que yo siento por mis hermanos es algo que no puedo explicar en simples palabras. Los dos son más que simples hermanos, son mis héroes, las personas que me cuidan de cualquier amenaza, figuras paternas y celosos empedernidos. Pero además de eso, son mi ejemplo a seguir. Cuando recuerdo mi niñez y pienso en el famoso “cuando yo sea grande quiero ser como…” las palabras que siempre completaban mi oración era: “…mis hermanos”. Ustedes, hermanos mayores, sin proponérselo tal vez, nos inspiran de una manera increíble, nada puede compararse a la sensación de mirarlos con su sonrisa de confianza y esos ojos que denotan tanta sabiduría y al mismo tiempo expresan ansias de lo desconocido (ganas de vivir). Para nosotras, ustedes todo lo pueden. Lo que se proponen, lo alcanzan. Como dice mamá: donde ponen el ojo, ponen la bala. Y eso es lo que a nosotras, las pequeñas de la casa, nos hace despertar cada mañana y decir: “sí, hoy voy a soportar a mi profesora de Química y voy a aprobar la materia porque si mi hermano pudo, yo también puedo”. 

Es por ella que debes luchar. Es por esa pequeña princesa que viene tras de ti que debes echarle todas las ganas del mundo para inspirarla a que jamás se rinda. El estrés es el peor enemigo de nuestra generación. Véncelo. No dejes que te posea, ¡domínalo! La tuya no es una carrera fácil, pero no sabes el testimonio de vida que estás dejando atrás. No sólo estás estudiando para salvar vidas, estás destacando en ello y fuiste el primero de tu familia en tomar al toro por los cuernos y comerte el mundo en una galletita salada. En decir “ya no quiero estar aquí” y buscar la manera de salir a otro país. Eres la esperanza. Para ella, eres el “yo también puedo salir adelante, tengo a mi hermano de ejemplo”.

No te rindas. Lucha. Todos los días, lucha y vence. Por ti y por ella: por tu hermana. Porque estoy convencida de que al llenar tu minuto de razones para respirar, ella es una de las que encabeza la lista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s