Oportunidades.

Del latin “oportunus” que significa “esas cosas que sólo llegan una vez en la vida y si no las aprovechas eres un completo imbécil”. Exactamente eso.

Muchas personas dicen que las oportunidades no te golpean en la cara para que te des cuenta de que están ahí, pero yo honestamente creo lo contrario. Todos tenemos ese “big break” que nos venden en las novelas hollywoodenses donde todo es felicidad y al final la chica se queda con el chico, tiene su trabajo soñado and they live happily ever after; sólo que obviamente no se nos pintan como en éstos sit-coms americanos. Las grandes oportunidades son como pequeñas esferas de luz flotando sobre nuestras cabezas y es cosa de nosotros el ponernos de puntitas y tomarlas. 

Cuando llegan, es cosa de afianzarlas y guardarlas en nuestro bolsillo para explotarlas a lo grande cuando el tiempo sea óptimo (oh, y no te preocupes, sabrás cuando lo sea). Es cosa de dejar tus miedos atrás y enfrentarte a la vida con las armas que tú mismo te has creado a lo largo de los años que llevas en la faz de la tierra. Las oportunidades son aquellas cosas que mueven al mundo (o nuestro mundo, al menos). 

Lo triste es cuando éstas llegan de manera consecutiva a las personas y éstas olvidan que están ahí. Cuando se abruman de tantas vías hacia el éxito y optan por no elegir ninguna, sino que prefieren quedarse ahí entre las personas conformistas que no desean sobresalir. Yo no digo que vaya a ser de las personas que lleguen a ser de los mejores economistas del país o que gane el premio nobel en dicho campo, pero ¿qué clase de tonta sería si no aprovechara todas las oportunidades que la universidad nacional me da?

En todos los lugares hay niveles. Si me hubiera quedad en la autónoma de mi estado, el siguiente paso a conseguir sería una beca para una privada. De haber estado en la privada de mi ciudad, habría buscado el intercambio escolar a la UNAM. Pero ESTOY en la UNAM. Mientras que en la privada en la que iba a estudiar sólo hay dos o tres doctores en el campo de estudio, aquí todos mis profesores son doctores. Vienen a darnos conferencias personas que escriben los libros con los que trabajan mis compañeros en mi estado de procedencia. Mientras que en mi lugar de nacimiento sólo dan tres o cuatro becas de intercambio, acá dan 3000 o 4000. Las oportunidades son infinitas. La cosa es tomarlas cuando llegan y jamás desaprovechar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s