Creo que no estoy enamorada.

Si enamorarse es perder el sentido y sólo pensar en ti, creo que no estoy enamorada.

Lo cual me complicaría las cosas porque tendría que inventar una palabra que definiera lo que me haces sentir. Cuando te veo no siento que el mundo se detenga y las estrellas desciendan para verte sonreír. Siento un calor en mi pecho, como cuando eres pequeño y tus amigos te persiguen intentando atraparte, pero tú has llegado a base y nadie te puede tocar. No es alivio, porque no estaba enferma sin ti; no me sentía desamparada ni falta de respiración. Pero debo admitir que cuando estás cerca todo es mejor.

Si enamorarse es amar cada detalle de ti, creo que no estoy enamorada.

Porque verás, me gustan muchas cosas de ti. Como cuando miras a alguien por el rabillo del ojo y te das cuenta de que la mirada es recíproca así que giras el rostro y sonríes apenado, o cuando juegas con las orejas de tu perro y comienzas a contarle tu día en la escuela. Pero no me gusta cuando tu cabello esta mojado y cae sobre tu frente como una lapa o cuando frunces el ceño y tu ceja se convierte en una sola. Pero eso está bien, porque eres humano y no eres perfecto. Lo que más me gusta de ti es la manera en la que me haces sentir. Porque cuando estás cerca quiero ser una mejor persona (una que no maldice y exhibe sus buenos modales en todo momento, que no se muerde las uñas y espera su turno en las partidas de volleyball sin gritar, que ayuda a los demás con una sonrisa y siempre toma agua en lugar de refresco). Creo que estoy enamorada de lo que somos cuando estamos juntos. De esos espectros que son versiones mejoradas de nosotros intentando demostrarle al otro que hay más para dar que lo que mostramos todos los días a la sociedad.

Si enamorarse es sufrir porque el sentimiento no es recíproco, creo que no estoy enamorada.

Y eso está bien, porque la depresión fue un estado en el que decidí entrar por mi cuenta, así que no tomes crédito por mis sentimientos. Porque sí, podrá haberme dolido el hecho de saber que no estaremos juntos ahora (o tal vez nunca), pero esos breves momentos en que pensé que lo estaríamos, son mejor que nada. Tal vez es de eso de lo que me enamoré, del margen de posibilidades que podríamos haber tenido tú y yo si los sentimientos fueran los mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s