You’re the perfect Étienne St. Clair and I’m just Meredith Chevalier.

Quiero odiarte. No sabes cuánto. Quisiera que fueras de ese tipo de personas que tienen hábitos que me causan asco (como rascarte tus partes íntimas y luego llevarte los dedos a la nariz o eructar en público o hablar con la boca llena o gritar vulgaridades cuando todos estamos callados y tú te quieres expresar). Quisiera que hubiera algo en ti que no me gustara tanto como para seguir atada a la esperanza de que un día vamos a estar juntos.

Y es que cómo he llegado a ese punto de mi vida en que me preguntan “¿y quieres tener una relación con él?” yo explico que es prácticamente imposible que la tengamos ahorita pero que realmente espero que aparezcas en mi futuro y podamos estar juntos durante la universidad. (Asústate porque una parte de mi quiere esperarte dos años y la otra parte de mi sólo quiere combatir ésta locura).

Odio no poder detestarte. Odio no poder pensar en ti y decir “ugh, como cuando me faltó al respeto” o “ay, odié esa vez en que ofendió a equis persona y más blablablá”, porque carajo, eres la mejor persona que he conocido en tanto tiempo, que si lo analizo desde fuera me doy cuenta de que el no haberme crusheado contigo era prácticamente axiomático. Me gusta todo de ti. Desde tu jodido cabello (el cual odias), hasta tus ojos y su exquisito color. Me gusta que te cubres la boca cuando esta llena o te esperas para hablar y siempre me abres la puerta para pasar. Me gusta que seas tan entregado al arte, al deporte, pero que no dejes de lado tus estudios y que te tomes muy enserio los reconocimientos académicos porque somos pocos los que realmente apreciamos los méritos de otros. Me gusta que seas tan buen anfitrión y la manera en la que ríes bajito y luego pides disculpa porque no te estabas burlando de nadie en especial. Me gusta cuando agradeces el que te dejemos jugar con nosotros y la manera en que me miras cuando yo hago equipo con alguien que no seas tú. Me gusta la manera en la que me haces sentir cuando me miras y me sonríes como si todo en el mundo pudiera explotar pero no importara porque sólo estamos tú y yo en él.

Lo que no me gusta es que a pesar de que compartamos los mismos momentos, tú los aprecies en un contexto diferente. Que mientras yo planee lo que podría ser la mejor relación de mi vida, tú me consideres como un ejemplo a seguir o parte de tu familia. Y tal vez tú tengas razón (porque aparentemente siempre la tienes y no sabes lo frustrante que eso me resulta en ocasiones) y mi gusto sea pasajero (a diferencia de nuestra amistad, que tú prometes será duradera).

Y sé que eres mi Étienne St. Clair. El chico perfecto e ideal con el que cualquiera quisiera estar. Y sé que estás enamorado de alguien más y eso esta bien, porque así es la vida y debo aprender a lidiar con ella. Tal vez lo único que me pasa es que no estaba lista para ser Mer, el personaje secundario que no se queda con el protagonista de la historia. Sólo espero que cuando tu Anna llegue seas increíblemente feliz porque no hay nadie que se lo merezca más que tú. Así que con tu permiso, aprenderé a superarte poco a poco, y sé que no me presionarás porque eres demasiado encantador para eso. Puede que en la Universidad encuentre mi Marco. Puede que no. Sólo sé que mientras te tenga cerca, serás un recordatorio de que la perfección no siempre significa felicidad y eso esta bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s