Breakfast while watching “Breakfast at Tiffany’s”.

Durante mucho tiempo había visto en tumblr, weheartit, twitter e incluso facebook screencaps de ésta película que aparentemente fue muy famosa en los 50’s/60’s. Ni siquiera voy a pretender que yo sabía de ella desde hace mucho, porque si supe de su existencia fue gracias a un episodio de Gossip Girl en que recrean la escena Holly/Paul con Nate y Blair. Después hubo un proyecto escolar en que tuve que vestirme como los años 50’s e intenté basarme en el look de Hepburn, me involucré y en fin, caí en las redes del antiguo cine americano. Así que hace poco me decidí a verla y definitivamente no me arrepentí.

Es de esas películas que me atraparon desde el momento en que sonó la música instrumental y Audrey Hepburn apareció en su hermoso vestido negro y su peinado alto desayunando frente a la joyería. Esa mujer es el encanto andante. Probablemente buscas encanto en el diccionario y aparece ella con sus guantes negros y sus perlas en el cuello.

La película en sí se trata de una chica hermosa (¡Holly!) que literalmente vive de su belleza. Te cuentan que intentó ser actriz cuando se mudó a la gran ciudad, pero al final lo abandonó y terminó por visitar a un ex-mafioso encarcelado para ganar dinero. Aparentemente servía de comunicación entre él y su abogado y más yadayada que debes saber sólo porque al final tiene repercusiones. Vive en un edificio suburbano de Nueva York con un vecino fotógrafo/asiático en el último piso que siempre se enoja porque ella lo molesta para que le abra la puerta al olvidar sus llaves. (Ésto es lo único ridículo de la película. Los dientes del tipo éste son como grotescos/graciosos/terribles y… no).

Pero en fin. A éste edificio se muda el hombre más sexy de toda la existencia Paul Varjak (it’s Paul, baby). Varjak: Ve, a, arr, jay, a, kay. El sujeto en cuestión es un escritor/gigolo. Bueno, no, simplemente es el amante de una mujer de la alta sociedad que le compró departamento, ropa, y todo lo bonito del mundo (ah, y que aparte le paga después de sus servicios amorosos). Conoce a Holly (Audrey Hepburn) porque viven en el mismo edificio, y se convierten en buenos amigos porque tienen una vida parecida.

Para no alargar este resumen, terminan por hacerse unidos, él se enamora de ella, ella sólo busca un matrimonio por conveniencia y ambos terminan declarándose su amor en un callejón bajo la lluvia con un gato de por medio (después de un largo discurso de “no puedes amar a un alma libre” y “si no llegas a amar terminarás sola y miserable”, más blablablá en un taxi). Y de alguna manera, éstas no fueron mis escenas favoritas. Mis partes favoritas de toda la película fueron (spoiler alert) cuando ella sube a su departamento y ambos duermen abrazados; ay, la parte de moon river y lo hermoso que ella canta sentada en el alfeizar de su ventana, y el “hi” que viene después de eso; pero sobre todo cuando ellos van caminando por las calles de Nueva York (antes de las máscaras, eso me da un poco de miedo) agarrados de la mano como si nada más importara.

Es una película de romance, con giros interesantes y escenografías que te transportan a lo que era Nueva York hace más de cincuenta años. Se convirtió en una de mis películas favoritas y aunque mis papás ya estén hartos de que la vea puedo verla una y otra vez sin que me aburra. Me encantó.

La actuación de Audrey Hepburn en esa película es el tipo de cosas que me hace querer salir de mi caparazón y ser más femenina y encantadora con la gente que me rodea. El personaje de Paul Varjak, pero sobre todo la actuación de Peppard me hace querer encontrar al amor de mi vida con una sonrisa encantadora y las camisas fajadas en pantalones de vestir. En una sociedad llena de nuevas modas y falta de damas y caballeros, ésta película inspira a regresar a los tiempos en los que los buenos modales y el caballerismo eran algo común, no algo que encuentras en una de cada cien personas.

C9fwye-l-b8_large

Anuncios

2 comentarios en “Breakfast while watching “Breakfast at Tiffany’s”.

  1. Es muy underground decirlo pero me parece que es una película de escenas y de corriente popular, más que una gran película, pienso que está muy mitificada, en un escalón menor que El hombre tranquilo y que la mayoría de la gente, habla de oídas de ella.

    Buena sí, mítica no.

    • Bueno, creo que depende del punto en que se vea, pero a mi sí me gustó mucho, mucho. Probablemente sólo es la época en que fue grabada, que vista desde éste siglo es algo completamente nueva. Puede que una discusión similar ocurra con una película de ésta época en la generación que habrá dentro de 50 años. Pero muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s