Rag doll.

Next time you come around my way…

Te detendré y soltaré el “me gustas” que he estado guardando desde la primera vez que te vi a menos de tres metros de distancia. Pondré ambas manos en tu pecho para que me prestes atención porque ambos sabemos que eres más inquieto que un niño de cinco años y te miraré a los ojos (así me tenga que poner un poco de puntitas) y te invitaré a salir porque creo en la equidad y en todo ese tipo de cosas que se escriben en los libros de motivación femenina que jamás he leído.

Te confesaré con soltura, seguridad y un poco de encanto que pienso en ti cuando escucho algunas canciones y que mientras el maestro de ingles suelta blablablá mal pronunciado con más blablablá que a nadie le importa, yo pienso en cómo reaccionarían nuestros amigos si un día llegáramos tomados de la mano (entonces me siento un poco tonta y frunzo el ceño a mi libreta porque obviamente ella tiene la culpa, así que me pongo a garabatear mi nombre y honestamente la clase si se va un poco más rápido). Te diré con toda sinceridad que eres un idiota por ponerte a escupir como cavernicola con el resto de los hombres o a hacer muecas de placer cuando aquél grupo de trogloditas te toca los pezones por encima de la tela. Pero te agradeceré por sonreírme cuando me ves al otro lado de la escuela y por mover mochilas, libros y hasta personas con tal de sentarte a lado mío cuando estamos jugando retas. Te diré todo ésto y más porque ya me estoy cansando de guardarlo sólo para mi.

Te diré cuál es el apodo que uso para identificarte con mis amigas y luego me disculparé explicando que en realidad no creo que tu rostro sea el de un bebé, aunque sí quiero llenarlo de besos como si lo fuera. Dejaré que juegues con mis manos de un lado a otro y te pongas a estar golpeando mi frente con tus dedos porque al parecer ésto te entretiene. Prometeré no desviar la mirada cuando estemos haciendo contacto visual en medio de todos mis amigos por sentir que todo es muy íntimo y que pueden leer las expresiones en mi cara. También prometo que si el sentimiento no es mutuo me retiraré sin mayor objeción porque aparentemente tengo práctica en eso.

La próxima vez que estés cerca mío…

…forget it baby, you’re not coming.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s